Archivo

Archive for the ‘Mascotas Saludables’ Category

Tu otro mejor amigo.

diciembre 4, 2011 2 comentarios

Fuente: gusanito.com

Todos los días tratas de tener detalles con tus mejores amigos: dulces, tarjetas, llamadas telefónicas, mensajitos, etc. Sabes del gran valor que tienen en tú vida, de lo afortunad@ que eres, sin embargo a veces te olvidas de esos pequeños que cuando sales de casa, te ven con tristeza, y que cuando regresas, sus ojos se iluminan, porque para ellos, tú eres su mundo.

Pueden recibirte con un movimiento de colita o con un talloncito en tus zapatos, esos testigos mudos de tus alegrías y tus tristezas, de tus triunfos y tus fracasos, esos amiguitos peludos llamados: perros o gatos.
No sé si te has detenido a pensar como esos pequeños animalitos responden a tus estados de ánimo: Cuando lloras, cualquiera que sea la causa, las bolitas peludas nunca te dirán “es una niñería”, tan sólo se acercan, con un lengüetazo o poniendo su patita en tu cara, quisieran borrar tus penas.

Nunca te traicionan, nunca te delatan, e incluso si estás en peligro, te defenderán con su vida misma.
¿No crees que es hora de reconocer esta gran amistad?

¡Ámalos! Ámalos tanto como a tus amigos humanos y consiéntelos. Nunca te costará mucho hacerlo.

Llevarlos a pasear es algo que les divierte mucho.
Háblales, dedícales diez minutos al día de tu tiempo. Que su presencia nunca signifique una carga para ti.

No importa cómo haya llegado a ti, si te lo regaló Pepe tu ex novio, o Patty tu abuelita, si son de raza: French poodle o fox terrier igual que si son resultado de los amorios de coquito la perrita negra del vecino con fifo el perrito callejero. Todos tienen el mismo gran corazón. Recuerda que en cuestión de amor “no hay razas, sólo racistas”.

Ama a tu mascota, ama a tu amiguito de cuatro patas, sé un amigo responsable:
Vacúnalo.
Llévalo al médico si se enferma.
No los dejes salir a la calle sin su correa o su collar.

Y de vez en cuando, ¿por qué no? Ten un detalle con ellos: una pelotita, un peluchito, una recompensa pero sobre todo, sé generoso con tu compañía, que eso hará de su vida una vida mejor.

Categorías:Mascotas Saludables

Invierno y ahora ¿Como los cuido?

noviembre 10, 2011 Deja un comentario

Vivo en una zona muy fría de la República Mexicana, donde las bajas temperaturas hacen estragos en todos los seres vivos, pero principalmente en nuestras mascotas si no sabemos darles los cuidados adecuados.

Es importante tener en cuenta que las mascotas necesitan una serie de cuidados especiales y diferentes a los del resto del año. Fausto Andrés, Director y Administrador del Centro Veterinario Punta expone algunas indicaciones para evitar que se produzcan enfermedades derivadas de las bajas temperaturas.

Las atenciones deben aumentar en los cachorros y en canes ancianos o enfermos, porque son mucho más sensibles que el resto de los de su especie, debido a la debilitación de sus defensas. “Cuando nos encontramos con alguno de estos casos, aconsejamos evitar la exposición al frío el mayor tiempo posible, porque aunque sea un corto periodo de tiempo, será un riesgo para la mascota”, explica Fausto Andrés.

Las mascotas que viven en el interior de un hogar salen menos a la calle, por lo que hacen menos ejercicio. Estos animales suelen necesitar más energía en forma de calorías, que como no se disipan por la falta de movimiento, suelen acumularse produciendo muchas más grasa corporal. “La obesidad es una consecuencia directa de las bajas temperaturas. Cuanto más peso adquiera el animal, más vago será y, por tanto, sus ganas de hacer ejercicio disminuirán. Es un círculo vicioso”.

Aunque nuestra mascota necesite un aporte calórico mayor para regular su calor corporal, no es necesario darle más cantidad de alimento. Debemos estar controlando en todo momento su estado anímico y de salud. Si antes de que llegara el invierno el animal ya sufría obesidad, es preciso aportarle una dieta más equilibrada, porque ya dispone en su organismo de suficientes calorías acumuladas. Asimismo, es preciso que tenga siempre agua fresca. “Cuando el cambio de peso varía en exceso, regularemos su alimentación, aumentándola o disminuyéndola, dependiendo de la situación”, constata Fausto Andrés.

Hay que extremar las precauciones con los animales más sensibles, tales como los cachorros, ancianos o enfermos, porque son más propensos a sufrir desnutrición, hipotermia o, incluso, congelación.

Cada raza canina, unos cuidados

Dependiendo de la raza de nuestro can será necesario prestarle unas atenciones diferentes. Las de pequeño tamaño, de pelo corto y las que no tienen mucha protección de grasa en su piel tienden a pasar más frío con la llegada del invierno. “El Pincher, el Chihuaha o el Pug son algunos ejemplos de raza pequeña que necesitarán otro tipo de protección como abrigos para resguardarlos en el momento de los paseos. Aún así el Boxer, el Dobermann o el Dálmata, aunque sean de gran tamaño, como tienen muy poco pelaje sufrirán antes las consecuencias de las bajas temperaturas. No hay que confiarse al pensar que son fuertes y resistentes por su tamaño”, aclara este amante de los animales.

Pero los que disfrutan de un pelo abundante y largo, como el Pastor Alemán o los nórdicos, aunque estén más protegidos de cara al invierno, tienden a expulsar gran cantidad de manto externo. En la mayoría de los casos se les forman nudos y se les reseca la piel, teniéndoles que cepillar más a menudo y bañarles con champús y cremas que aumenten la hidratación de las zonas afectadas.

Fomentar el calor nocturno

Muchos animales pasan la noche fuera de casa. Es preciso que si nuestro perro duerme en el exterior, tenga un habitáculo especialmente acondicionado. “Existen casetas especiales con mayor protección, pero indiferentemente de las condiciones de las que disponga, tiene que ser impermeable, comprobando con anterioridad que no existen goteras y protegiendo con aislantes y poliuretano el techo”, además, la base de la caseta tiene que ser de madera y goma para que aporte más calor a la estancia y se evite la humedad. De esta forma, el animal quedará perfectamente resguardado del viento dominante, ya que tendrá una puerta abatible para cuando necesite salir al exterior. “Hay que limpiar y secar el habitáculo antes de que caiga noche, cerciorándonos de que está perfectamente ventilado. Si, además del aislante del suelo, le proporcionamos una colchoneta mullida que no se moje con facilidad y se lave asiduamente, nuestro perro nos lo agradecerá”, recomienda Fausto Andrés.

Enfermedades derivadas del frío

Todas las dolencias del aparato locomotor empeoran con el frío, como la artritis o la artrosis. En estos casos, el dolor se intensifica y dificulta su movilidad, lo que provoca anquilosamiento y obesidad que, a su vez, empeoran los problemas artríticos. En este tipo de situaciones, es necesario que la mascota siga haciendo ejercicio, y si hace frío, llueve o nieva, es preciso ayudarla abrigándole con ropa adecuada como anoraks, jerseys, chubasqueros e impermeables.

Hay que asegurarse de que nuestra mascota está resfriada, porque es muy habitual confundir el resfriado con la neumonía, siendo esta última mucho más peligrosa. Cualquier animal con una afección en las vías respiratorias superiores puede contraer bronconeumonía de forma súbita y pasar a una situación muy grave. “Para combatir el resfriado se requiere reposo, una buena hidratación, muchos líquidos y mantener la temperatura corporal estable”, explica desde el Centro Veterinario Punta. Cuando sufren de hipotermia o tienen frío, suelen estar más quietos, encogidos y tiritando para generar calor.

A los gatos les ocurre lo mismo, puesto que se hacen una bola, buscan un lugar más cálido y tiemblan constantemente. Tanto perros como felinos disponen de unas botas con suela de goma para protegerse las patas de la lluvia y de la nieve. Si existe riesgo de congelación, existen botas especiales para ponerlas encima de un calcetín. Es conveniente que este tipo de calzado se cubra con crema protectora y grasa.

Aunque toda precaución es poca, es imprescindible controlar la vigencia de todas las vacunas y secar al animal cuanto antes si se ha mojado durante el paseo. Procura que salga a la calle en los momentos más calurosos del día para que no sufra tanto, como, por ejemplo, a media mañana o después de comer. Los que necesitan hacer mucho ejercicio, deben seguir haciéndolo, siempre y cuando se tomen las precauciones adecuadas para que no enfermen.

Fuente: Mascotasfacilisimo.com.

Categorías:Mascotas Saludables

Como conseguir un buen veterinario.

Ser dueño de una mascota implica tiempo y dedicación, constancia y porque no decirlo, involucrar en ella los mismos cuidados que tendríamos con un niño, en este sentido, una parte muy importante es la elección de un buen veterinario.

El médico veterinario juega un papel importante dentro del bienestar no solo de nuestro perro, gato, reptil o ave que tengamos en casa, sino también de los miembros humanos que convivan con nuestro amigo, pues sí un animal no es atendido adecuadamente, los resultados pueden ser desastrosos no sólo para el animalito también para el estado emocional de sus propietarios.

Antes que nada, debes de ser muy observador y responder estas cuatro preguntas:

¿Se toma el tiempo necesario para responder a tus preguntas? ¿Es amable con el animal?
¿Visita solo pacientes ambulatorios o también dispone del equipamiento necesario para tratar problemas graves, que pueden requerir hospitalización? En este último caso, ¿hay un auxiliar veterinario disponible a todas horas?
¿Proporciona servicio de urgencia durante las 24 horas del día?
¿Sus asistentes son amables y serviciales?

Esto te dará una idea en general de la sensibilidad del veterinario y si cuenta con las instalaciones adecuadas para proporcionar el servicio.

Los pasos que en adelante te describimos te ayudará a verificar si es un médico calificado o no para prestar atención médica a animales de compañía.

El buen veterinario nos debe inspirar confianza, debe ser un profesional certificado e idóneo, no se le debe delegar la responsabilidad a técnicos , practicantes, auxiliares o asesores veterinarios.

El buen veterinario no debe ser reacio, evasivo ni agresivo, frente a preguntas del propietario de su mascota, hay muchísimos médicos veterinarios falsos al igual que sus clínicas de atención, Muchas veces ocurre que, por desconocimiento, comodidad o por buscar una economía, se cae en las manos de ellos, los cuales sin ninguna preparación adecuada recetan, operan, hacen tratamientos y, hasta a veces, hospitalizan a una mascota, generando en ella un daño físico e incluso la muerte .

Un buen veterinario debe mantener toda su documentación al día, desde la profesional como todo lo que concierne al establecimiento de atención, permisos, licencias, estados sanitarios, registros de Buenas Practicas, etc.

Las recetas que expiden no deben dejar dudas, en ellas debe ir lo siguiente:

Nombre del profesional que atendió a su mascota
– Firma del profesional
– Domicilio y teléfono, donde ubicar al médico veterinario.
– Receta impresa claramente, desconfiar de simples papeles en blanco.

Ojalá te sirva la información.
La recomendación general es: Se observador, no temas preguntar y exige ante todo que las respuestas del Veterinario sean concretas y comprensibles.

Fuente: mascotas.com, medipet.com

Categorías:Mascotas Saludables

ENFERMEDADES FELINAS: LEUCEMIA Y SIDA FELINO.

octubre 21, 2011 80 comentarios

Mucha gente dueña de gatos desconocen la existencia y gravedad de ambas enfermedades, por eso el día de hoy hablaremos de ellas y de la manera de prevenirlas.

VIF (INMUNODEFICIENCIA FELINA O COMÚNMENTE LLAMADO SIDA FELINO):

Los virólogos han clasificado el virus de la Inmunodeficiencia Felina (VIF) en la misma familia del virus de la Leucemia Felina, pero con una diferencia: el VIF no es un retrovirus, sino un lentivirus, del tipo de los que causan la neumonía progresiva de las ovejas, la anemia infecciosa de los caballos, la artritis y encefalitis en las cabras y el SIDA en humanos. VLFe y VIF con frecuencia causan un tipo de enfermedad muy parecida, pero en sí mismos ambos virus difieren en muchos sentidos, por ejemplo en cuanto a su forma y aspecto: el VIF es un virus de forma alargada, mientras el VLFe es circular. Además, ambos son muy distintos genéticamente, y su estructura proteínica es muy diferente en tamaño y composición.

¿Cómo se transmite?

En principio, la única forma conocida de contagio es por la mordedura de un animal infectado a otro sano (y en algunos casos de transfusiones sanguíneas). El contacto no agresivo, casual, entre gatos que conviven en un mismo entorno, aunque compartan bebederos, comederos, juguetes y otros enseres personales, no parece ser una vía de contagio de VIF. En raras ocasiones, la enfermedad se transmite durante la gestación cuando la madre es portadora del VIF, o bien al atravesar el canal del parto o cuando los gatitos recién nacidos comienzan a mamar leche infectada. El contacto sexual tampoco parece ser una forma de transmisión del VIF.

¿Cómo afecta este virus al gato?

Una vez que el virus penetra en el cuerpo, después de la infección inicial, llega a los nódulos linfáticos donde puede reproducirse en los glóbulos blancos llamados linfocitos-T. En consecuencia, se produce un engrosamiento generalizado de los nódulos linfáticos, aunque este estado de la enfermedad generalmente pasa desapercibido para el propietario del animal, a no ser que dicho engrosamiento sea muy visible y evidente.
Algún tiempo después quizá días, pero por lo general semanas o meses- el gato muestra síntomas como fiebre y un considerable descenso de leucocitos. Esta leucopenia se debe, fundamentalmente, a la falta de neutrófilos, los glóbulos blancos que protegen al gato contra las infecciones bacterianas, y también a la pérdida de esos linfocitos-T o células de ayuda que juegan un importante papel en la protección inmunológica. La anemia (bajo recuento de glóbulos rojos) también puede manifestarse, especialmente cuando la enfermedad ya está muy avanzada.
Los gatos infectados pueden parecer normales durante años. Pero de pronto, cuando comience a mostrar signos de inmunodeficiencia, la capacidad del gato para autoprotegerse contra las infecciones se verá comprometida. La misma bacteria, virus, hongo o protozoo que los gatos normalmente encuentran cada día en el ambiente y que por lo general no afecta a su salud, puede causar una enfermedad muy grave en los gatos cuyo sistema inmunológico ha sido dañado por el VIF. Estas infecciones secundarias son responsables de la mayoría de signos clínicos asociados al VIF, y la principal causa de muerte en gatos VIF positivos.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad?

· Fiebre.
· Pérdida de apetito.
· Manto (pelaje) empobrecido, sin brillo…
· Infecciones e inflamación de encías (gingivitis).
· Estomatitis.
· Infecciones crónicas o recurrentes de la piel, del tracto urinario y del sistema respiratorio.
· Diarrea persistente.
· Inflamación del tejido conjuntivo (en algunos casos, no siempre aparece).
· Pérdida de peso lenta pero progresiva que acaba en un grave enflaquecimiento a medida que avanza la enfermedad.
· Incremento del riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer, como linfomas (aunque ese riesgo siempre es mayor en el caso de gatos infectados de Leucemia).
· Aborto y problemas reproductivos en gatas fértiles infectadas.
· En algunos casos, aún no siendo tan frecuente: convulsiones, deterioro mental y otros desórdenes neurológicos.

Algunos gatos VIF positivos manifiestan enfermedades recurrentes seguidas de episodios de aparente salud. Incluso la leucopenia y la anemia aparecen y desaparecen de forma cíclica: con episodios de bajos recuentos seguidos de una recuperación de los niveles normales. Sin embargo, la tendencia general parece ser progresiva, de modo que los descensos en la fórmula leucocitaria son más bajos en cada nuevo episodio o brote de la enfermedad.

¿Cómo se diagnostica esta enfermedad?

El diagnóstico ha de basarse en el historial, los signos clínicos y los resultados de un test de anticuerpos del VIF. Este test lo realizan la mayoría de los laboratorios veterinarios, tanto universitarios como comerciales, e incluso está disponible en un kit que se utiliza en clínicas veterinarias privadas. La presencia de anticuerpos del VIF, es decir, un resultado positivo, demuestra que el gato ha sido infectado de VIF probablemente durante toda su vida- y que por tanto es portador y puede transmitir el virus a otros gatos. Aunque pueden darse falsos resultados positivos o negativos, los resultados positivos deberían confirmarse usando otro test diferente. En algunas ocasiones, un test de VIF puede manifestarse como equívoco o indeterminado. Un nuevo test realizado dos o tres meses después, por lo general dará un resultado inequívocamente positivo o negativo. Sin embargo, algunos gatos pueden seguir mostrando resultados poco claros en el test, probablemente porque algún factor sanguíneo interfiere con la prueba.
Los gatitos pueden dar un resultado positivo 12 ó 16 semanas después de su nacimiento, sin haber sido realmente infectados de VIF, a causa de la transferencia pasiva de anticuerpos del VIF de su madre. Sólo un porcentaje muy pequeño de estos gatitos están o estarán infectados. Por esta razón, los gatitos que muestran un resultado positivo en el test deberían ser nuevamente testados a los seis/ocho meses para determinar su verdadero estado de salud.
Un resultado negativo en el test indica que no han sido detectados anticuerpos del VIF. En muchos casos, un resultado negativo significa que el gato no está infectado. Sin embargo, necesitamos que transcurran unas 8-12 semanas (o incluso más) después de la infección para que existan niveles detectables de anticuerpos. Si se ha realizado el test durante este intervalo de tiempo, podríamos haber obtenido resultados erróneos. Por consiguiente, los gatos VIF negativos con una posible exposición (conocida o desconocida) al VIF deberían ser testados de nuevo unas 8-12 semanas después de su probable riesgo de contagio, para dar tiempo al desarrollo de una cantidad de anticuerpos mesurable por el test.
En algunos casos, aunque muy poco frecuentes, algunos gatos en los últimos estadios del VIF pueden dar resultados negativos en el test, porque su sistema inmunológico está tan alterado que ya es incapaz de producir ningún tipo de anticuerpos.

¿Qué puedo hacer si mi gato está infectado de VIF?

Lo más importante es proteger al gato y evitar su exposición a cualquier posible agente infeccioso que pudiera causarle una grave enfermedad o incluso la muerte, ya que se trata de un animal cuyo sistema inmunológico padece una disfunción fatal. No dejar salir al gato de casa es la única forma de evitar que la enfermedad se contagie a otros animales (que podrían ser mordidos) y que cualquier bacteria, virus, germen o elemento patógeno comprometa la vida de su gato.
El uso de medicamentos antimicrobianos para controlar las infecciones de tipo fúngico o bacteriano, puede tener un éxito moderado y habrá de continuarse durante largos períodos de tiempo, pues de lo contrario se producirán nuevas infecciones y/o reinfecciones.
Con frecuencia serán necesarios cuidados de mantenimiento, como el suministro de fluidos intravenosos (hidratación), transfusiones sanguíneas y suplementos dietéticos de elevado contenido calórico.
El uso de corticosteroides o cualquier otra droga antiinflamatoria puede ser apropiado en algunos casos para controlar la estomatitis y la gingivitis. Los esteroides anabolizantes ayudan a combatir la pérdida de peso y el adelgazamiento.
Pero todas estas medidas no combaten de forma directa la enfermedad, no luchan contra el virus en sí mismo.
Algunas de las drogas utilizadas en el tratamiento de los pacientes afectados de SIDA (como el AZT) parece ser que podrían ayudar a los gatos afectados de VIF, pero son caras y difíciles de obtener, y los efectos secundarios parecen ser más graves en los gatos que en los humanos. Cualquier droga creada para potenciar o modificar el sistema inmunológico podría ser beneficiosa para tratar las infecciones felinas de VIF. Sin embargo, los tratamientos potencialmente más efectivos están todavía en una fase experimental de pruebas y desarrollo. Aunque hay que tener en cuenta que todos estos medicamentos sólo atenúan los efectos del virus pero no lo destruyen.

Acabo de descubrir que uno de mis gatos tiene VIF, y tengo otros gatos… ¿qué hago ahora?

La transmisión directa, gato-a-gato, del VIF en criaderos y/o casas donde conviven varios gatos, es bastante improbable si los gatos no luchan entre sí. Muchos gatos VIF + no son diagnosticados hasta después de convivir durante años con otros gatos. Cierto que, en teoría, cualquier gato que padezca una enfermedad infectocontagiosa debería aislarse del resto de la colonia felina, pero en realidad si no hay episodios violentos (peleas o luchas) el riesgo de que contraigan la enfermedad los gatos sanos parece ser muy bajo.

¿Cuál puede ser la esperanza de vida de mi gato VIF +?

Es imposible predecirlo con seguridad. En condiciones ideales, si aislamos al gato VIF+ de otros gatos, muchos gatos infectados conservan una aparente buena salud durante meses o incluso años después de la infección inicial. Si tu gato ya ha padecido una o más enfermedades graves a causa de la infección de VIF, o si persiste la fiebre y la pérdida de peso es alarmante, la esperanza de vida se reduce considerablemente.
El estado del sistema inmunológico de un gato afectado de VIF puede determinarse mediante un test que valora la cantidad de linfocitos CD4 y CD8. Este test mostrará el nivel de inmunosupresión del gato; una menor cantidad de CD4/CD8 revelará un pronóstico mucho más grave…

Mi gato VIF+ murió recientemente después de una larga enfermedad. ¿Es completamente seguro llevar a casa un nuevo gato?

Fuera del gato portador, el virus del VIF es altamente inestable y no sobrevive más de unas horas en condiciones ambientales normales. Por otra parte, la enfermedad se transmite únicamente mediante mordiscos, de modo que no es necesaria ninguna cuarentena para prevenir la infección de VIF si se ha decidido traer otro gato a casa. En cualquier caso, como medida preventiva convendría:
· Desinfectar o reemplazar los bebederos y comederos, las camas, aseo (bandeja de arena) y juguetes del gato que haya fallecido de VIF.
· Utilizar una solución de lejía con agua (4:1) como desinfectante general.
· Desinfectar las alfombras y moquetas.
· Vacunar al nuevo gato o gatito contra las enfermedades infecciosas más comunes (Panleukopenia, Rhinotraqueítis, Calicivirus, Leucemia…) antes de llevarlo a su nueva casa.

¿Cómo puedo evitar que este nuevo gatito contraiga el VIF?

No existe ninguna vacuna contra el VIF. Los propietarios pueden proteger a sus gatos sólo evitando el contacto de éstos con otros animales infectados. Las mascotas que viven dentro de casa y que nunca salen libremente al exterior, al evitar el contacto con las colonias de gatos cimarrones, están generalmente a salvo de contraer el VIF. Lo ideal sería que los criaderos y casas donde hay muchos gatos conviviendo bajo el mismo techo testasen todos sus gatos y aislasen o apartasen a los gatos infectados. Aunque se ha comprobado la condición general VIF- de los gatos residentes en un espacio cerrado, todo gato debería ser testado de Inmunodeficiencia Felina antes de ser trasladado a otro hogar, y sólo los VIF- podrían entrar en la nueva casa o criadero. Se recomienda un periodo de cuarentena de unas 8-12 semanas en aquellos casos en que el gato tenga un historial de probable exposición al virus, como en los gatos callejeros o abandonados (stray cats).

LEUCEMIA FELINA

La leucemia felina es, hoy en día, una de las causas de mortalidad más extendida, sobre todo en lugares donde existe mucha cantidad de gatos callejeros. Estos felinos no están controlados médicamente y, por lo tanto, están expuestos en mayor grado al virus que la produce. Se detecta gracias a los análisis de sangre, ya que sus síntomas pueden no apreciarse a simple vista.

Se trasmite por medio de la saliva en los gatos de edad adulta, pero las camadas nacidas de hembras infectadas, nacen ya portando esta enfermedad por la placenta o bien a través de la leche materna.

Las estadísticas de gatos con leucemia dentro del marco internacional, debido a las marcadas diferencias que existen entre unos países y otros, arrojarían unos porcentajes medios de entre el 2 y el 15% del total de la población felina. Los machos son más propensos a contraer esta enfermedad que las hembras, mientras que la franja de edad que abarca el riesgo de que un gato la contraiga contempla los cinco primeros años de vida como los más críticos.

Consecuencias fatales
El retrovirus FeLV, responsable de la leucemia felina, hace que en los ganglios linfáticos (sobre todo en pulmones, riñones y mediastino) se desarrollen tumores llamados linfosarcomas. Una de las consecuencias más temidas de esta enfermedad es la anulación de las funciones de la médula ósea del gato. Este hecho conlleva la aparición de una complicación sanguínea llamada anemia no regenerativa.

Puede darse el caso de que este virus actúe en su forma no tumoral. El sistema inmunológico es entonces el que empieza a fallar dejando a nuestro querido gatito sin la opción de defenderse ante infecciones de todo tipo, desde las relacionadas con el sistema respiratorio hasta enfermedades oculares e incluso dentales. El margen de acción de este retrovirus puede llegar a abarcar también problemas que van de la impotencia en la reproducción hasta dolencias relacionadas con el hígado e incluso, molestias renales y un largo etcétera de infecciones bacterianas o secundarias.

La vacunación, el mejor aliado
La investigación veterinaria ha conseguido desarrollar vacunas excelentes para enfrentar al gato ante un posible contagio. El estricto seguimiento de un calendario de vacunación preescrito por nuestro veterinario nos evitará la desagradable sorpresa de ver cómo nuestro gato contrae alguna enfermedad. La prevención es una regla fundamental puesto que, en muchas ocasiones, los tratamientos existentes una vez que el gato esta enfermo, no son lo suficientemente efectivos como para salvarle la vida.

Si nuestro gato está afectado por este virus y no fue vacunado en su momento, además de separarle del resto de felinos, su esperanza de vida estará en función, principalmente, de virulencia del virus, de otras posibles infecciones que padezca el felino y también de su constitución física, edad y estado de salud general, especialmente, de su sistema inmunológico.

El veterinario nos recomendará fármacos para fomentar su inmunidad, además de algunos antibióticos para infecciones secundarias, las cuales representan la causa del 50% de muerte en gatos que, tras la realización de análisis de sangre, se les ha sido diagnosticada la leucemia.

Es igualmente importante que el gato continúe una vida normal pero vigilando su nutrición y estando muy pendiente de sus movimientos. Este cáncer acabará con el felino sino se toman medidas en un breve espacio de tiempo, por eso hay que ser concientes y luchar por mantener su calidad de vida.

Categorías:Mascotas Saludables

Como entrenar a tu perro.

octubre 21, 2011 4 comentarios


Uno de los grandes problemas que existen y es una de las principales causas por las que se abandonan a los perros, es la falsa creencia de que: “entrenarlos es fácil” o que “harán las cosas por arte de magia”.

Muchos programas de televisión han contribuido con la falsa creencia de que todos somos un Cesar Millan (El encantador de Perros) en potencia, así que se dedican a bajar todas las temporadas habidas y por haber de este exitoso programa, cuando la realidad es muy distinta.

Para entrenar un perro, no sé necesita solo de “Ganas” sino de “Constancia” y “Paciencia”.
He aquí dos consejos básicos en el entrenamiento de Perros:

Consejos sobre entrenamiento de perros – que debe ser positivo

El entrenamiento del perro debe ser una experiencia positiva para usted y su perro. No se concentre en los pequeños errores que él hace y castigarlo, sino más bien centrarse en las cosas correctas o positivas que hace y le recompensa para estos.

Estas recompensas pueden ser un comando de voz “buen chico”, un accidente cerebrovascular o alboroto hizo de él, un tratamiento de comestibles, o jugar con su juguete favorito. Si positivamente le recompensa que va a querer complacer a todos los más, pero si constantemente rocín y castigar a él, perderá interés, pierden la confianza y no quiero hacer nada. Así, el refuerzo positivo es mucho más eficaz.

Consejos para Entrenamiento de Perros – ¿Por qué no entender

La gente suele olvidar que los perros no entienden cada palabra que dices, que no entran en el mundo completamente atento a nuestro idioma Inglés! Ellos no tienen una memoria que funciona como el nuestro. Por ejemplo, si usted ha estado fuera y se fue a su perro solo, a continuación, llegar a casa para encontrar que ha metido en el suelo, que va a hacer absolutamente nada bueno en absoluto por gritar a su perro o castigarlo, él no va a entender, no pueden conexión entre lo que están gritando acerca de sus acciones ahora y desordenado de hace 10 minutos.

Con el fin de que su perro entiende una reprimenda que se tiene que hacer en el momento en que la acción indeseable que está ocurriendo para que el perro entienda. Puede ser frustrante que tu perro puede hacer las acciones indeseables un par de veces antes de atraparlo en el acto para tratar con él, debe tener paciencia y perseverar, no te rindas y sancionar después del evento, ya que no tiene sentido y será ineficaces, y en realidad pueden hacer las cosas mucho peor.

Usted, evidentemente, debe preguntarse por qué su perro está haciendo la conducta indeseable también, por ejemplo, es posible que necesite un buen paseo antes de salir de él por lo que ha sido la de ir al baño y es un poco sueño y, a continuación puede dormir mientras usted está fuera.

Consejos sobre entrenamiento de perros – No te enojes

Si tu perro se porta mal o no está avanzando como le gustaría, no me enojo con él. Los perros no son el cálculo de los animales, que no se portan mal a propósito para hacerte enojar. Si usted está frustrado con el entrenamiento, entonces es el momento de tomar un descanso, y volver a esa lección en otro momento, que va a hacer nada bueno para usted o su perro si usted se enoja. Se detectará esto y usted no conseguirá los resultados que desea, un perro de trabajo mucho mejor con el dueño de la calma en lugar de una irritada uno.

Sin embargo puede haber puntos en particular que usted simplemente no puede conseguir su perro a hacer. Por lo tanto, si estos puntos son razonables y bien dentro de sus capacidades perros, y si sus métodos de entrenamiento son correctos, pero aún no está consiguiendo los resultados, es posible que desee considerar la ayuda de un entrenador profesional. Ellos podrán ayudarle a superar problemas de formación, y puede aconsejarle sobre los puntos que puede que ni siquiera han considerado. Un buen entrenador es una ayuda excepcional para alguien que tiene problemas de entrenamiento con su perro, y puede merecer la pena cada centavo de ayuda y asesoramiento que ofrecen.

Estos consejos sobre el entrenamiento del perro son puntos a considerar al entrenamiento de su perro, y no se olvide, un perro bien entrenado es un perro feliz, y es una alegría a propio.

Fuente:Perro.net

Categorías:Mascotas Saludables

PERRITOS MIEDOSOS

Hoy en la tarde venía tranquilamente caminando de regreso del trabajo, cuando ví un precioso perro que sé, fue adoptado hace poco por una familia muy amorosa.

Como adoro a los animales me causo mucha simpatía verlo detrás de su dueña con su paliacate amarrado al cuello. Lo que sin embargo me alarmo un poco fue, que repentinamente se echo a correr tras de mí con unos ladridos que alertaron a toda la cuadra, en estos casos lo que suelo hacer es quedarme muy quietecita y hablarle con calma al perro para que se tranquilice, generalmente funciona esto muy bien.

Y así fue, pero la pregunta fue ¿Por qué lo hizo? Desde luego no iba a atacarlo, eso JAMAS LO HARIA, la respuesta inmediata, o que para mí fue la más lógica en ese momento fue MIEDO.

Así que me puse a investigar y esto fue lo que encontré:

“…Los perros ladran por muchos motivos, y uno de ellos es por inseguridad y ansiedad. Evitan el primer contacto intentando ahuyentar al “enemigo” ladrando, pero si un perro miedoso se ve acorralado atacará.

Para ayudar a nuestro perro y darle confianza en sí mismo debemos tener en cuenta que es un perro y no una persona. Esto parecerá una tontería, pero si no nos concienciamos de ello desde el primer momento, nuestro perro será inestable toda su vida. Los seres humanos inconscientemente tratamos los miedos con cariño y palabras de afecto, así creemos que aumentamos su confianza y le damos la seguridad que necesita, sin embargo, estamos reforzando lo contrario. Con afecto y diciendo “tranquilo, no pasa nada, estoy a tu lado”, lo único que conseguiremos es transmitir que algo está pasando, que debe estar alerta porque nosotros nos comportamos de forma extraña o inusual.

Tras habernos concienciado de la condición de animal de nuestro perro, existen varias pautas que mejoraran la confianza de nuestro amigo.

Lo primero debemos cambiar es nuestro modo de actuar ante las situaciones que le producen miedo o ansiedad. Debemos anticiparnos, cuando veamos que nuestro perro comienza a agachar sus orejas y a meter el rabo entre las patas, actuaremos rápido y lo sacaremos de ese estado. No debemos dejar que se fije en lo que le produce esa sensación, así que en ese momento comenzaremos a correr o nos lo llevaremos a otra habitación a jugar. Debemos convertir ese momento en un premio, en algo divertido. Pero lo más importante es que no debemos calmarlo hablándole.

Asimismo, debemos tener en cuenta su lenguaje corporal, las orejas agachadas y la cola entre las patas significa miedo; la boca abierta y jadeante es síntoma de tranquilidad; los bostezos significan que esta liberando tensiones; ver a nuestro perro con el lomo erizado significa que esta alerta para atacar… Gracias a estas formas de actuar, podremos identificar lo que le pasa en cada momento y así podremos actuar en consecuencia.

En el caso de que a nuestro perro le asusten las personas o alguien en concreto, debemos ser cuidadosos, evitaremos que la gente lo agobie con caricias en la cabeza o en el rabo. Si alguien quiere tocarlo debe hacerlo por el cuello o el pecho, ya que son las zonas menos amenazadoras para nuestro animal. Asimismo, si alguien quiere acercarse a él, debe hacerlo sin mirarle a los ojos, dejándole que primero lo huela y preferiblemente dándole la espalda o estando sentado en el suelo. Así, el animal percibirá que no quiere acercarse a él para atacarlo.

Debemos tener en cuenta que la inseguridad y el miedo producen mucho estrés en nuestro perro, una buena cantidad de ejercicio le ayudará a ser más equilibrado y a reducir sus tensiones.

Por último, y no por ello menos importante, jamás debemos educarlo con métodos de castigos físicos, ya que esto reforzará el miedo y la agresividad, y como consecuencia podía llegar a atacarnos. En cualquier caso, si tuviésemos un perro demasiado miedoso o ansioso y no pudiésemos controlarlo, es deberemos consultar con nuestro veterinario de confianza.”

Esperando estas recomendaciones te ayuden a entender el miedo de los perros (o como en mi caso a entender porque mi perrito vecino me ladró de esa manera) puedas actuar conforme a la situación cuando se presente.

Estas conductas recuerda, pueden darse en algunos casos de perros que han sufrido episodios traúmaticos, sobre todo si han sido abusados en un pasado.

Recuerda parte del amor es ESTAR INFORMADO, TENER PACIENCIA Y NUNCA abandonar a ese ser, que a depositado su confianza en ti.

Fuente: Perros.com

Categorías:Mascotas Saludables

PARVOVIRUS CANINO Y FELINO.

octubre 19, 2011 56 comentarios

Una de las enfermedades altamente mortales tanto para perros como para gatos es el llamado parvovirus. Popularmente la gente lo asocia a los canes, sin embargo los felinos también lo pueden padecer aún cuando el virus recibe distinta denominación.

PARVOVIRUS EN PERROS.

Se reportó por primera vez en el año de 1969 sin causar grandes daños, posteriormente en el año de 1977 se presentó en el Estado de Texas, E.U.A, donde el virus fue aislado de las heces diarreicas de algunos cachorros enfermos. Esta enfermedad afectó a algunos perros del ejército norteamericano, por lo que varios investigadores interesados en resolver el problema se dieron a la tarea de realizar pruebas en los animales enfermos, encontrando en los ejemplares aparentemente sanos del grupo, elevados niveles de anticuerpos contra el parvovirus, producidos por el contacto con perros enfermos.

La manera en que se propaga la enfermedad es relativamente sencilla y puede ser atreves de:

*Contacto directo con perros infectados.
*Contacto directo con los lugares contaminados (cualquier parque o zona habitual para perros puede ser caldo de cultivo de esta enfermedad).
*De las heces de perros contagiados.
*Por vía intrauterina (si una perra está embarazada y se encuentra infectada o ha estado expuesta al virus, los cachorros también nacerán infectados).

SINTOMAS Y TRATAMIENTO:

Vómitos y pérdida de apetito.
Depresión.
Somnolencia.
Heces de color amarillo grisáceo y a menudo, diarrea sanguinolenta severa.
Miocarditis en los cachorros infectados en el útero.

No existe un tratamiento específico que elimine el virus en los animales infectados, la única manera de combatirlo es estimulando las defensas del animal hasta que su sistema inmunológico pueda luchar contra la infección viral. El tratamiento consiste en contrarrestar la deshidratación mediante el suministro de líquidos y electrolitos. El vómito y la diarrea también deben ser controlados, así como, la prevención de infecciones secundarias. Los perros enfermos deben mantenerse abrigados y deben seguir una alimentación adecuada. Cuando un perro sufre la infección por parvovirus, la cura puede ser muy costosa y a pesar de haber recibido un tratamiento de emergencia, el animal puede morir. Por lo tanto, es de suma importancia llevar al perro al veterinario ante la duda que pueda padecer parvovirosis.


El virus de la parvovirosis canina no es fácil de eliminar, por lo tanto si hemos tenido un perro infectado, es necesario desinfectar toda la casa.

Por otra parte, aunque el perro supere la enfermedad, ésta le habrá dañado el epitelio del intestino, por lo que es posible que el animal sufra durante toda su vida trastornos digestivos.

PARVOVIRUS EN GATOS.

En gatos el parvovirus recibe el nombre de: Parvovirus Felino, PVF, Enteritis Infecciosa Felina, Moquillo Felino, Agranulocitosis Felina, Ataxia Felina. Es sumamente contagiosa, caracterizada por comienzo súbito, fiebre, anorexia, depresión, deshidratación, enteritis severa, leucopenia notable, temperatua dramáticamente subnormal en las últimas etapas de la enfermedad y mortalidad elevada.

SINTOMAS Y TRATAMIENTO:

El período de incubación varia de 3-7 días. Con la aparicion de fiebre, el animal deja de comer y se deprime y debilita. Puede haber diarrea y vómito 1 a 2 días después de la elevación inicial de temperatura. La deshidratación extrema ocurre rápidamente, aunque los gatos afectados parecen desear agua.

El curso de la enfermedad rara vez excede 5 a 7 días y puede ser notablemente más corto, por lo que un buen diagnóstico inicial es de mucha utilidad para comenzar cuanto antes el tratamiento adecuado ya que la mortalidad es muy alta, especialmente en los animales jóvenes (60-90%). Es importante destacar que también puede afectar a los animaes dentro del útero trayendo como consecuencia una destrucción de una porcion de cerebelo, acusando cierta incoordinación observada cuando el gatito comienza a caminar.

Los gatitos que se recuperan adquieren total inmunidad para toda la vida. Se puede inmunizar artificialmente (Vacunas), sin embargo no es recomendable la inmunización de gatitas preñadas o animales muy jóvenes (Menores a 4 semanas). Se recomienda una revacunación anual aunque el efecto vacinal pueda durar un tiempo mayor. A los animales recien nacidos se recomienda una vacunación a las 8-10 semanas de vida y a intervalos de 3 a 4 semanas de modo que la última dosis se administre cuando los animales tengan más de 12 semanas de vida.

El tratamiento va enfocado a combatir la deshidratación, proporcionar agentes nutritivos y electrolítos y evitar la infección secundaria. Durante los primeros días al administrar los medicamentos orales hay que tener mucho cuidado ya que hay muchos vómitos, pudiendo eliminar el medicamento y no ser efectivo. Por lo que recomendamon un tratamiento parenteral (Endovenoso). La deshidratación debe combatirse con administraciones de suero electrolitico equilibrado como el Ringer o Ringer Lactato vacunación se recomienda.

PREVENCION:

En ambos casos la única manera de prevenir la enfermedad es por medio de la VACUNACIÓN.

Como siempre, la recomendación para un dueño responsable es: mantenerse informado y actuar 🙂

Fuentes: Zoodata y Mundoanimalia.

Categorías:Mascotas Saludables
A %d blogueros les gusta esto: